Mamá, quiero ser artista… (o influencer)

Mamá, quiero ser artista... (o influencer)

Ser protagonista. Mamá, quiero ser famosa. Hablaba la canción de una chica que soñaba con esto del artisteo, con ser la más famosa, firmar talonarios y en el escenario, pisar a diario alfombras de rosas. Aquella conocida canción que cuenta con más de 30 años, podríamos trasladarla a nuestra época, cuyo escenario serían las redes sociales y los protagonistas, los influencers. Aquellas vedettes y cómicos de la época, hoy son jóvenes con o sin talento, eso da igual. Porque, créanme, eso de tener un “algo” para ser alguien influyente en la red, parece que no se estudia.

Uno lo es, o no.

Los nuevos millenials apuestan alto en las redes sociales, son los reyes de los blogs, los video blogs y los perfiles que acumulan hasta un millón de seguidores. ¿Qué tiene que tener uno o qué tiene que ser para convertirse en un influencer? En ocasiones, ser “hijo de” o “hermano de”. Curioso el caso del hermano del conocido actor Mario Casas. El hermano de éste, Óscar Casas, actor, surfero, instagramer y guaperas, acumula ya el ansiado millón de followers en Instagram. Hace unos días, en Tentaciones de El País le hacían una entrevista sobre su impacto en la red. Él sorprendido y abrumado, no sabía muy bien los motivos de tanto like. En la red, no todo tiene una respuesta.

Por otro lado, están los adolescentes que, por promocionar algún producto de cosmética o un artículo de ropa en su perfil, reciben compensaciones económicas de la marca en cuestión, o en su defecto, les agasajan con varios productos de los que promocionan. Son los nuevos patrocinadores de publicidad. Y en relación a todo esto, el diario El Confidencial publicó hace una semana un tuit del propietario de un restaurante que se quejaba porque, recientemente, había recibido la propuesta de la manager de una conocida influencer, para que el dueño la invitar a cenar gratis, y así ella le hacía publicidad de su marca. El dueño, muy molesto, se quejó y…las redes sociales ardieron. Dicho tuit generó más de 2 mil comentarios y, como vemos, la prensa y televisión se hicieron eco.

Que existe un claro cambio en la forma de comunicarnos, es un hecho. Que las estrategias de publicidad han cambiado, también.

Pero, ¿vale todo por una like o un follow?

Genera mucha controversia el tema de que algunas famosas embarazadas suban productos de marcas de bebés y consigan éstos gratis a cambio. O que incluso las marcas les paguen por fotos que, aparentemente, son robadas; cuando, en realidad, hay una estética muy cuidada detrás. Precisamente, la presentadora y reciente madre de su segundo bebé, Tania Llasera, es muy activa en Instagram y tuvo que salir al paso tras sentirse agredida verbalmente por muchos usuarios que criticaban su exceso de publicidad en la red. Aclaró que, todas las marcas que citaba no le pagaban, que era algo voluntario.

Sea como fuere, el caso es que cada día, surgen nuevos follows a estrellas de la moda, estilistas o personas que, sencillamente utilizan sus redes sociales como plataforma al estrellato. And the winner is…


Licenciada en Comunicación Audiovisual por la UCM con experiencia en radio y producción de eventos, disfruto con lo que mejor se hacer: comunicar. Amante del séptimo arte, los viajes y un buen cuadro de Dalí, apuesto por las redes sociales como uno de los mejores canales de información. Mi lema: Be communicate, my friend!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1
¿Hablamos? ¡Cuéntanos tu idea!
Powered by